CAT|ESP

La raza bovina menorquina llegó a la isla con los primeros pobladores durante la época talaiótica, un pueblo de la Mediterránea que rendía culto al toro.

Hace tiempo conocida como “Mahonesa”, fue hasta hace poco mas de un siglo el bovino predominante de la isla. Con la importación de razas para la producción láctea en el siglo XX, el censo de vacas menorquinas disminuyó hasta casi la extinción.

Fue a partir de los años 60 y 70, en parte gracias al esfuerzo de la familia Seguí, que mejoró su popularidad y creció el número de ejemplares.

Origen

La raza actual de vaca menorquina deriva del tronco racial Turdetano o rojo convexo, distribuido por la mitad norte del Mediterráneo siguiendo el paso de la cultura del vaso campaniforme, según la teoría de la expansión mediterránea del bovino rojo convexo. Y está emparentada con la raza Marinera, ya desaparecida y que habitaba en el levante español.

En cualquier caso, debe considerarse el amplio mestizaje ocasionado por la variedad de razas que se introdujeron en la isla durante las distintas dominaciones.

Morfología

  • Dimensión: Media a grande
  • Cabeza: Perfil subconvexo
  • Morro ancho y ojos oblicuos
  • Cuello: Musculado con papada
  • Cornamenta: Generalmente mochos
  • Orejas: Grandes y con pelo
  • Mucosas: Rosadas o grises
  • Cuerpo: Profundo
  • Tórax: Profundo y vientre amplio
  • Línea dorso lumbar: Recta
  • Grupa: Amplia y angulosa
  • Extremidades: Medias o largas
  • Aplomos: Correctos
  • Pezuñas: Amplias i fuertes
  • Cola: Inserción alta
  • Pelaje: generalmente rojo, que puede variar desde el rubio claro a castaño oscuro. Se aceptan degradaciones de color, oscuros y pequeñas manchas blancas en la ubre y bajo vientre, así como la borla de la cola entrepelada en blanco o negro.
  • Pelo: fino y corto
  • Piel: relativamente gruesa.
  • Caracteres generales: Son animales largos, armónicos, de apariencia fuerte y rústica pero tranquila, sin facciones acusadas de aptitud unilateral
  • Producción

    Es una raza de aptitud mixta, semejante a las grandes razas francesas o centroeuropeas:

    La producción láctea se destina principalmente a la elaboración de queso, que es comercializa como producto de gran calidad.

    Alrededor del 70% de los ejemplares poseen el alelo B, responsable de la producción de k-caseína que optimiza la producción de queso Un porcentaje elevadísimo comparado por ejemplo con la Frisona (4%). Y el alelo C, poco común en el resto de razas europeas.

    Se considera que posee un crecimiento y rendimiento cárnico aceptable, y su calidad ha sido contrastada y reconocida por varios estudios.

    El 2005 la asociación crea la marca de calidad "Vermella Menorquina" con el objetivo de garantizar la trazabilidad y calidad la carne de bovino de raza.

    Sistema de explotación

    Es una raza de fácil manejo y muy tranquila. Cualidades muy valoradas que hacen que algunos ganaderos incorporen esta raza para desintesificar sus ganaderías de bovino lechero.

    La reproducción se realiza generalmente por monta natural y presenta buenos índices de fertilidad, con una media de 0,9 partos anuales y un porcentaje de partos viables cercano al 100%.

    La base de la alimentación es el pastoreo. En Menorca se practica un sistema de rotación de las denominadas “tanques”, en las que crece una gran variedad de flora. La raza está completamente adaptada a las variaciones del clima isleño y resiste excepcionalmente durante las épocas de escasez.

    La vaca menorquina es una herramienta clave conservación del medio ambiente de la isla, del cual forma parte casi indivisiblemente.